Cuida a tu familia

Colores, muebles, adornos y limpieza del hogar. Esto es en lo que normalmente nos ocupamos, pero se nos olvida que el hogar no son cuatro paredes. Un hogar son las personas que forman tu familia.

He escuchado en muchas ocasiones familias que dicen lo feliz que eran en casas más pequeñas que las que ahora tienen. Entonces vemos en casas lujosas, hijos rebeldes que no quieren tener comunicación con sus padres, esposos y esposas infieles y la casa pasa de un hogar a un hotel, donde  los miembros de la familia solo llegan a dormir.

Queremos compartir contigo la clave para que cuides de tu hogar:

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes”  Deuteronomio 6:6-7

Lo que debes grabarte es la Palabra de Dios, ella te da consejos para poder convertir tu casa en un hogar, te ayuda a que guíes a tus hijos, a que aprendas cómo ser una esposa amorosa y que respete a su esposo; un esposo que ame y valore a su esposa. Si tú meditas en la Palabra de Dios, podrás dar ejemplo en tu hogar, para que todo se ordene y así, tu casa y tú, luzcan radiantes.

Mayra Realageño
Blogger

Publicación siguiente

Tiempo en familia

Compare listings

Compare